ÓŃ «ŐŃ◊ő’ņ
 
Tong Ren Healing System Founder And Developer - Tom Tam
Spanish Edition
 
Tong Ren

International Kolo Organization,
Kr. Valdemara str. 36,
CentŇr ROS,
Riga, LV-1010

Oleg Onopchenko.
tel.(+371) 29590149
e-mail: oonopa@gmail.com

"La curaci’n por Tong Ren no es un milagro. No es una pr¬ctica religiosa ni un misterio. La curaci’n por Tong Ren es una ciencia. La ciencia se debe probar. Sin embargo, nuestra tarea no es probar la teorőa de Tong Ren. Nuestra tarea es probar el poder curativo en aquellos pacientes que vienen a nuestras clases con condiciones llamadas "incurables". Las disputas y la negaci’n no son las maneras de estudiar la ciencia. La gente suele aceptar la teorőa de que el universo se forma a partir de energőa, pero no puede aceptar la teorőa de que la energőa forma al ser humano. Si usted cree en la fuerza de la vida, en la energőa del ser humano, a la que los chinos denominan "Chi", y desea sentirla o reconocerla, puede venir y participar en nuestra clase de conejillos de Indias. En la clase de conejillos de Indias no tenemos que probarle a nadie que nuestro trabajo es efectivo. Aun aső, invitamos a todos a que prueben que nuestra curaci’n no funciona. ?Puede probarlo?"

Tom Tam

Si tuviera un martillo,

martillarőa por la ma”ana,

martillarőa por la noche,

por toda esta tierra.


Sacarőa a martillazos el peligro,

martillarőa para prevenir a los dem¬s,

martillarőa para repartir amor

entre mis hermanos y hermanas,

por toda esta tierra.


Woodie Guthrie


Curaci’n por Tong Ren

&

Clase de conejillos de Indias


Qu  es la curaci’n por medio de energőa Tong Ren?

Tom Tam desarroll’ la curaci’n por medio de energőa Tong Ren como una terapia para curar internamente el sistema de energőa del paciente, accediendo a dicho sistema energ tico por medio del inconsciente colectivo, siendo este t rmino definido por el Dr. Carl Jung.

Tom descubri’ que la curaci’n por medio de energőa Tong Ren es un m todo efectivo para curar a personas con c¬ncer y otras enfermedades serias. En el invierno de 2001, Tom cur’ con  xito a un paciente con c¬ncer de pulm’n, utilizando Ŗnicamente la curaci’n por medio de energőa. Despu s de eso, prepar’ una clase de curaci’n para pacientes con c¬ncer y al mismo tiempo aprovech’ para entrenar a sus estudiantes en esta t cnica de curaci’n. En febrero de 2002 se dio la primera clase de curaci’n. Tres a”os despu s, m¬s de 3000 personas han asistido a las clases de conejillos de Indias. Hasta ahora, se han acercado a la clase personas con diferentes enfermedades, como esclerosis mŖltiple, mal de Parkinson, artritis reumatoide, enfermedad de Lyme, sőndrome de distrofia simpat tica refleja (RSD) y VIH / SIDA, entre otras. A las clases de curaci’n llegan con regularidad personas de otros estados y paőses.


Por qu  la llamamos clase de curaci’n de "conejillos de Indias"?

La creencia china dice que cuando se encuentra un nombre que trae suerte,  ste nunca se debe cambiar. Cuando se empez’ a practicar la curaci’n por Tong Ren se estaba probando un m todo nuevo para curar casos muy difőciles. A los pacientes se les decőa que formarőan parte de una clase de "conejillos de Indias". Una vez que los pacientes que asistieron a la clase recibieron la curaci’n por energőa Chi, empezaron a surgir muchos casos satisfactorios, pudi ndose ver resultados precisos semana tras semana. El nombre de la clase de "conejillos de Indias" se convirti’ en el signo de la suerte para Tom, sus estudiantes y sus pacientes. ?Por eso hoy se sigue llamando "clase de conejillos de Indias"!


Qu  son las clases de curaci’n de conejillos de Indias?

Las clases de conejillos de Indias son sesiones de curaci’n en grupo por medio de la terapia Tong Ren. En la actualidad, Tom da clases cuatro veces por semana en diferentes lugares de Massachusetts, para que a los pacientes les sea m¬s f¬cil asistir a ellas. Generalmente hay sesenta o m¬s pacientes por sesi’n, y a cada uno se le dedica aproximadamente un minuto. Los pacientes se sientan frente a Tom y a un grupo de ayudantes. Tom mantiene un di¬logo con cada paciente para determinar el diagn’stico y la condici’n del mismo. Luego determina qu  puntos deben ser tratados en el paciente, y junto con sus ayudantes realiza la actividad de acceder al inconsciente colectivo y aplicar energőa en los puntos a ser tratados. No es necesario el contacto con el paciente ni el acercamiento a  ste. B¬sicamente, durante la terapia a cada paciente, Tom le pregunta cu¬l es su condici’n y qu  tipo de sőntomas tiene. En cada caso, Tom determina el tiempo de tratamiento necesario en ese paciente y luego continŖa con el siguiente.

Las clases de conejillos de Indias emplean el sistema de curaci’n de Tom Tam. El fundamento de la curaci’n por medio de energőa es que  sta elimina los bloqueos que hay en el cuerpo, los cuales causan enfermedades. Al eliminar dichos bloqueos se restituye la corriente natural de la energőa Chi, de manera que el cuerpo se corrige a ső mismo de forma natural, funcionando de manera adecuada y cur¬ndose.

En las clases de conejillos de Indias Tom no es el Ŗnico que realiza la curaci’n por medio de energőa Tong Ren. Tom cree que "el Chi es energőa creada en el universo y que se puede usar para curar". Se puede llegar hasta este Chi universal por medio del inconsciente colectivo. De acuerdo con la experiencia de Tom, la creencia que el practicante tenga acerca de la efectividad de la curaci’n por Tong Ren es un elemento fundamental que le permite a  ste tener acceso al inconsciente colectivo.

Considerando a las personas que han asistido a las clases durante los Ŗltimos tres a”os, m¬s del 90 por ciento est¬n vivas y esperanzadas. Muchos pacientes a quienes se consideraba gravemente enfermos y desahuciados han vuelto a tener una vida normal, y muchos de ellos han podido regresar a su trabajo.

Qu  es el Chi?

El Chi es un concepto totalmente aceptado y documentado empőricamente en China por aproximadamente 5000 a”os. En la cultura occidental, el Chi es aceptado por investigadores universitarios que estudian los efectos no locales en la fősica subat’mica. Estos estudios demuestran el concepto de que el Chi es el campo electromagn tico fundamental del universo. En nuestro cuerpo, el Chi equivale a bioelectricidad, la cual es necesaria para mantener suficientes impulsos nerviosos, necesarios para nutrir las c lulas de manera qu   stas puedan curarse a ső mismas. En la clase de conejillos de Indias, enfocamos esa energőa por medio del inconsciente colectivo para eliminar los bloqueos que causan enfermedades. Para decirlo de otra manera, cuando el Chi fluye libremente el cuerpo se cura.

Muchas culturas poseen su propios m todos y teorőas de curaci’n por energőa. En China, el m todo de curaci’n por energőa m¬s popular se llama Chi Gong. Los maestros de Chi Gong utilizan su Chi para curar a otros. Para llegar a ser un maestro de curaci’n por Chi Gong se necesitan muchos a”os de estudio y pr¬ctica.


De qu  manera la curaci’n por Tong Ren utiliza el Chi?


Como se mencion’ anteriormente, se llega al Chi universal por medio del inconsciente colectivo. En la clase de conejillos de Indias, la energőa que se utiliza no proviene de la pr¬ctica de Chi Gong; est¬ basada en que la creencia es el poder mismo. Como creencia colectiva crea una fuente de energőa de curaci’n que es el inconsciente colectivo.

Se cree que a medida que aumenta nuestro conocimiento e investigaci’n sobre los resultados positivos de la curaci’n por energőa Chi, no s’lo en la clase de curaci’n sino tambi n por resultados vistos en participantes de clases anteriores, la energőa Chi se fortalecer¬ cada vez m¬s y ser¬ m¬s efectiva. Basado en su experiencia clőnica y en la pr¬ctica que realiza desde hace veinte a”os, Tom considera que el nŖmero creciente de personas curadas por m todos de energőa Chi fijar¬ este tipo de curaci’n en nuestro inconsciente colectivo y, a consecuencia de ello, los resultados de los tratamientos mejorar¬n. De esta manera, la confianza crece al observar resultados positivos en cientos de personas, viendo c’mo se curan de enfermedades serias por medio del sistema de curaci’n de Tom Tam.

Tom est¬ estudiando de qu  manera el crecimiento del inconsciente colectivo impacta la confianza que se adquiere en la pr¬ctica de curaci’n y c’mo los resultados intensifican el poder (bioelectricidad) del Chi para eliminar bloqueos de manera m¬s efectiva.


Realmente puedo curar mi problema en la clase de conejillos de Indias?

Los resultados de todo m todo de curaci’n nunca est¬n garantizados. Sin embargo, en la clase de curaci’n observamos con frecuencia que los pacientes experimentan una mejorőa en los sőntomas. Afirman sentirse mejor y con menos sőntomas. Sienten "alivio" y dicen que sienten que "est¬n mejorando".

Con el tiempo, la mayorőa de los pacientes ha demostrado una mejorőa significativa.

Existen pacientes que han sido diagnosticados con c¬ncer y que ya no sienten ninguna molestia, pudiendo por lo general volver a disfrutar de la vida. Muchas personas afirman que despu s de haber asistido a la clase de conejillos de Indias, nuevos estudios m dicos revelaron que el c¬ncer habőa desaparecido. Sin embargo, en muchos casos el m dico recomend’ que el paciente continŖe con el tratamiento de quimioterapia o radiaci’n.

C’mo puedo saber si la clase est¬ curando mi enfermedad?

Las pruebas m dicas a las que se somete el paciente determinan los tipos de diagn’stico y de curaci’n. La mayorőa de las personas que participan en la clase tiene un problema m dico serio. Han consultado a varios m dicos o curadores pero su problema aŖn continŖa o empeora. Durante la clase, muchas personas pueden sentir que el dolor o los sőntomas disminuyen pero ello no significa que el problema se haya curado.

Con el tiempo los pacientes suelen afirmar que su mejorőa ha sido probada con ex¬menes m dicos. Algunos resultados han sido tan radicales que los pacientes cuentan que su m dicos atribuyeron la cura a un milagro, a un error en los an¬lisis e incluso a un diagn’stico equivocado.


Debo contarle a mi m dico que participo en la clase de conejillos de Indias?

Nada de lo que cure a un paciente debe ocult¬rseles a los m dicos y curadores. Es importante que el m dico sepa qu  es lo que hace el paciente para curarse. La mayorőa de los pacientes le cuentan a su m dico c’mo fue su experiencia en la clase de conejillos de Indias. No importa si el m dico cree o no; el m dico debe saber la verdad.

Con respecto al c¬ncer, es muy importante decirle al m dico que para tratar el problema se utiliz’ curaci’n por energőa. Algunos m dicos ső creen que el c¬ncer se puede curar con energőa pero muchos otros no. Sin embargo, a medida que m¬s m dicos vean los resultados de la curaci’n por energőa, cambiar¬n de opini’n y se podr¬ ayudar a m¬s pacientes.


Debo seguir tomando medicamentos despu s de participar en la clase?


El paciente y su m dico tienen la responsabilidad de determinar si es necesario continuar tomando medicamentos o no. El m dico es el experto en este tema y debe tomar la decisi’n junto con su paciente; nadie m¬s puede decidir por ellos. En algunos casos es necesario prestar atenci’n al tipo de medicamento que el paciente est¬ tomando. Por ejemplo, despu s de una clase de curaci’n un paciente diab tico puede bajar su nivel de azŖcar en la sangre considerablemente, incluso hasta un nivel normal. Por lo tanto, el paciente debe controlar su nivel antes de recibir insulina. En las terapias de Tong Ren, a los pacientes diab ticos siempre se les aconseja hacer eso.

Tambi n est¬ el caso de pacientes con enfisema. Se aconseja que se controlen el nivel de oxőgeno ya que la terapia Tong Ren puede causar un cambio importante en dicho nivel. A estos pacientes se les recomienda llevar siempre el tanque de oxőgeno en caso de emergencia. Tambi n deben avisarle a su m dico cualquier cambio que experimenten. Lo mismo ocurre con los pacientes que sufren de asma. Aunque su respiraci’n mejore o se normalice, deben llevar consigo el inhalador a menos que su m dico les indique lo contrario.

Qu  tengo que hacer en la clase?

A los pacientes se les pide que no hagan nada; simplemente que se sienten, se relajen y reciban tranquilamente la energőa para que los cure. Para practicar Tong Ren no se requiere ninguna dieta especial, ni ejercicio, ni creencia religiosa.


Durante la clase, los participantes tienen total libertad de hacer lo que quieran, siempre y cuando no interrumpan a los dem¬s. Íste no es un grupo de apoyo; sin embargo, a muchas personas les gusta compartir sus experiencias. Muchas de ellas llegan temprano a la clase o se quedan despu s de que termina para charlar con otras personas.

Algunas personas asisten a la clase para apoyar a un amigo o familiar. Se sientan en el sal’n, observan y escuchan. Durante la clase, todos tienen el derecho de recibir o de rechazar el tratamiento de energőa. Muchos familiares han recibido entrenamiento en la pr¬ctica de Tong Ren, por lo tanto pueden continuar tratando a sus seres queridos en su hogar.


Qu  debo sentir en la clase durante la parte de curaci’n?

La mayorőa de los pacientes dan testimonio de que sienten calor, moderado o intenso, empezando en su cara. De acuerdo con la creencia china, este calor es el Chi que circula por el cuerpo. El Chi circula hacia abajo, desde la cabeza a los brazos, y de  stos a las palmas de las manos. Algunas personas pueden sentir hormigueo en las manos o en los pies. Otras dicen que sienten el cuerpo m¬s liviano y otras que lo sienten tan pesado que no se pueden mover. Todo lo que se siente es el movimiento del Chi. A veces, algunas personas lloran al liberar sus emociones. Luego, la mayorőa de ellas sienten un gran alivio.

En la clase, algunos de los pacientes con c¬ncer de mama han sentido que el tumor se ha achicado, ablandado o desaparecido.


La curaci’n por Tong Ren es segura?

Al practicar Tong Ren no se produce ningŖn contacto fősico entre el curador y el paciente. La energőa no se transforma en ningŖn quőmico, de manera que no causa ningŖn efecto secundario quőmico ni interferir¬ quőmicamente con los medicamentos que el paciente est  tomando. Tong Ren es una forma de curaci’n por energőa. Los pacientes pueden decir que se sienten cansados. De hecho, esa fatiga es el resultado de la relajaci’n. Cuando el cuerpo se encuentra en estado de curaci’n, las ondas cerebrales pueden hacerse m¬s lentas para permitir que el cuerpo se enfoque en la energőa que curar¬ la enfermedad.

En China, la curaci’n por Chi Gong s’lo es peligrosa para el curador, no para el paciente. Cuando el curador o el maestro de Chi Gong usa su Chi en exceso, puede causar un efecto secundario llamado "r¬faga de fuego" . Para evitar esa r¬faga de fuego, el practicante de Chi Gong debe estar bien entrenado. Se cree que con la curaci’n por Tong Ren, la energőa o Chi proviene del inconsciente colectivo. Cuantas m¬s personas practican la curaci’n por Tong Ren, m¬s fuerte es la fuerza de curaci’n, de manera tal que los practicantes no experimentar¬n la r¬faga de fuego. Muchos estudiantes dicen que cuanto m¬s practican Tong Ren, m¬s fuertes se sienten. Durante la pr¬ctica, todas las personas de la clase formar¬n parte del estado de inconsciente colectivo y por lo tanto se beneficiar¬n de la energőa curativa.

Si no tengo un problema serio, ?igualmente puedo participar en la clase?

Cualquiera puede participar en la clase. La teorőa china sobre la curaci’n es que el mejor curador es el que cura la enfermedad antes de que  sta se haga presente. En la clase de conejillos de Indias la teorőa b¬sica es crear el poder curativo a partir del inconsciente colectivo. Cuando las personas se sientan a presenciar la clase ya son parte del consciente colectivo y del campo energ tico del inconsciente colectivo. Durante la clase, todos se benefician con la energőa.

Cuando el paciente se cura, ?debe continuar yendo a las clases?

En ciertos casos, cuando los sőntomas desaparecen la enfermedad puede haber desaparecido tambi n. En otros casos, el hecho de que los an¬lisis den resultados normales no significa que la enfermedad haya desaparecido. Por ejemplo, en los casos de c¬ncer, el hecho de que la imagen por resonancia magn tica (MRI) no muestre nada no significa que el paciente se haya curado totalmente. Aun cuando los an¬lisis parezcan "normales" deben pasar varios a”os para que estemos seguros. Para evitar que el c¬ncer aparezca de nuevo se aconseja que el paciente siga yendo a las clases, aunque sea de vez en cuando.

En la clase de curaci’n sucede con frecuencia que un paciente con c¬ncer se ha curado, de acuerdo con el informe m dico, y no vuelve a la clase hasta que el c¬ncer reaparece. Algunos pacientes, sin embargo, han regresado para aprender Tong Ren y participar en la clase de curaci’n como practicantes.


Tengo que creer en el Chi o en su poder de curaci’n?

No. S’lo se necesita estar dispuesto a tener esa experiencia. La prueba est¬ en los resultados. Se ha a tratado ni”os y mascotas con excelentes resultados. El paciente no tiene que creer en la pr¬ctica. Sin embargo, el hecho de que el paciente no crea en la curaci’n por energőa y rechace Tong Ren no es beneficioso, ya que el rechazo tambi n es energőa.

En la clase de conejillos de Indias, a los pacientes y practicantes de Tong Ren no se les exige que practiquen Chi Gong ni Tai Chi. Sin embargo, si alguno desea hacerlo, sin duda se beneficiar¬.

Tong Ren beneficia a los pacientes con c¬ncer avanzado?

Los que curamos nunca nos rendimos ante ninguna enfermedad. Tratamos todas las enfermedades sin importar el estado ni la condici’n. Si hay vida, hay esperanza. De hecho, en nuestra clase de conejillos de Indias la mayorőa de los pacientes con c¬ncer est¬n en la etapa 3 ’ 4. Cuando los pacientes con c¬ncer est¬n en las etapas tempranas es difőcil que crean en nuestro m todo. La mayorőa de los pacientes con c¬ncer en etapas tempranas buscan curarse Ŗnicamente por medio de la medicina occidental. Cuando los m dicos se dan por vencidos y le dicen al paciente que su caso no tiene ninguna esperanza, el paciente tiene m¬s probabilidad de buscar un m todo alternativo de curaci’n.

Por supuesto que es m¬s f¬cil curar cualquier enfermedad cuando se detecta temprano. Pero sin importar en qu  etapa est , despu s de una clase de conejillos de Indias el paciente se sentir¬ m¬s relajado y con energőa. Eso quiere decir que su calidad de vida ha cambiado de manera positiva. Incluso los pacientes con c¬ncer avanzado que asisten a nuestra clase sienten que el dolor disminuye o que las funciones corporales mejoran. En nuestras clases, algunos pacientes dejaron de tener sőntomas. Si el paciente no tiene sőntomas el tumor est¬ controlado, de acuerdo con la ciencia m dica y sus est¬ndares de curaci’n. En nuestras clases de conejillos de Indias hemos visto muchos casos difőciles en que los pacientes dejan de tener sőntomas o el tumor desaparece. En los tiempos que corren, eso es un verdadero milagro.

Cuando algunos pacientes dejan de tener sőntomas y el tumor est¬ controlado o desapareci’,  stos siguen disfrutando de la clase para participar de un perőodo de curaci’n m¬s largo. Algunos vuelven a ver a su m dico para hacerse una nueva prueba clőnica con quimioterapia y vuelven a sufrir los efectos de la misma. En nuestra clase, nunca aconsejamos qu  tratamiento deben seguir, ya que eso es una cuesti’n personal que s’lo el individuo debe decidir. Cada paciente de nuestra clase tiene libre albedrőo. No deseamos que en nuestra clase de conejillos de Indias nadie sufra del "sőndrome del delantal blanco".

Cu¬l es la diferencia entre Tong Ren y otra curaci’n por energőa?

Cada estilo y m todo de curaci’n por energőa tiene su propia teorőa, la cual apoya su pr¬ctica. Obviamente, Tong Ren tambi n tiene su propia premisa para el entendimiento de la energőa. La diferencia principal entre la curaci’n por Tong Ren y otros m todos de curaci’n por energőa es la teorőa del bloqueo. SegŖn la filosofőa de Tong Ren, lo que causa el problema es el bloqueo de energőa. Todos los problemas fősicos o fisiol’gicos est¬n relacionados con un bloqueo. No existen misterios ni religiones asociados con Tong Ren, ya que no es nada raro detectar la formaci’n de un bloqueo fősico y sentirlo fősicamente. Las distintas enfermedades fősicas o psicol’gicas son producidas por diferentes bloqueos. Cuando logramos identificar el bloqueo, la curaci’n se produce mucho m¬s r¬pido y el rango de curaci’n es mucho m¬s amplio. La manera de hallar el bloqueo difiere de otros m todos de curaci’n, tanto de los occidentales como orientales. Tong Ren encuentra el origen neurol’gico, vascular, hormonal, quőmico y el ctrico de los problemas, en lugar de tratarlos Ŗnicamente donde ocurren. Practicantes y pacientes aprenden al mismo tiempo estos detalles cruciales, los cuales se guardan en su inconsciente colectivo, creando una forma de curaci’n compleja y poderosa.


La terapia Tong Ren es una curaci’n por medio de Chi Gong?

La terapia Tong Ren no es curaci’n por Chi Gong. La base de la teorőa de la pr¬ctica m dica de Chi Gong es la medicina china tradicional, incluida la teorőa del ying y del yang, los cinco elementos, los meridianos, los puntos de acupuntura, etc. La base de la teorőa de la curaci’n por Tong Ren es la anatomőa, fisiologőa, psicologőa y ciencia modernas. En China existen muchos estilos diferentes de Chi Gong. La curaci’n por Chi Gong tiene un significado muy amplio y no totalmente especőfico. Adem¬s, en China, todo m todo de curaci’n que utilice el Chi se denomina curaci’n por Chi Gong. Sin embargo, en China existen m¬s de mil formas diferentes de Chi Gong. A los curadores o maestros de Chi Gong se les pide que practiquen su propia forma de Chi Gong para generar el Chi antes de la curaci’n. SegŖn la teorőa de Chi Gong, el Chi del curador que utiliza Chi Gong queda guardado en el Dan Tien, el cual est¬ localizado en el abdomen. El curador que utiliza Chi Gong debe generar su Chi para llenar su Dan Tien antes de la curaci’n. Si el Dan Tien del curador no se llena puede causar un efecto secundario peligroso en el practicante, lo cual se conoce en China como "r¬faga de fuego". En la curaci’n por Chi Gong, el Chi que se guarda en el Dan Tien est¬ restringido, limitando el ¬rea y la duraci’n de la curaci’n, y el nŖmero de pacientes que se pueden tratar. No importa qu  tan poderosos sean los maestros de Chi Gong, el Chi proviene solamente de su Dan Tien. En la curaci’n por Tong Ren, no importa lo d biles o fuertes que sean los practicantes porque la energőa est¬ conectada al inconsciente colectivo, el cual es ilimitado.


A los curadores o terapeutas que utilizan Tong Ren no se les pide que practiquen ninguna forma de Chi Gong ni de ejercicio interno. La curaci’n por Tong Ren considera que la fuente del Chi no est¬ en el Dan Tien sino en el fuerte poder de convencimiento que est¬ guardado en el inconsciente. El fuerte poder de convencimiento se establece a partir de miles de casos de curaciones asombrosas y no de un simple lavado de cerebro o ceguedad.

Durante la curaci’n por Chi Gong o la pr¬ctica de  ste, el pensamiento del curador que lo utiliza necesita enfocarse intensamente, lo cual proviene de su consciente. El pensamiento de un terapeuta que utiliza Tong Ren proviene del poder de convencimiento, el cual est¬ en el inconsciente colectivo ya establecido; nunca tiene que enfocarse a partir de lo consciente. El inconsciente colectivo es la uni’n del inconsciente de muchos individuos. El Chi de Tong Ren proviene del inconsciente colectivo, el cual es multidimensional. A medida que m¬s gente crea, se generar¬ m¬s Chi con el poder de curar. El Chi curativo de Tong Ren es infinito porque el inconsciente colectivo de Tong Ren est¬ conectado al sŖper consciente.

C’mo puedo aprovechar al m¬ximo la clase de conejillos de Indias?

Se les aconseja a los pacientes que asistan a las clases semanalmente. Si eso no es posible, que lo hagan por lo menos una vez al mes aunque la enfermedad haya disminuido o desaparecido. El hecho de "recargarse" con Chi de manera regular mantiene el "motor" de su cuerpo a punto. Otras maneras de continuar con la curaci’n por Tong Ren son:

1. Utilizar el mu”eco de acupuntura diariamente, aunque sea durante cinco minutos.

2. Hablar con otras personas de la clase de conejillos de Indias, apoy¬ndose mutuamente y comunic¬ndose entre clase y clase, y realiz¬ndose la curaci’n por Tong Ren uno al otro por tel fono.

3. Acompa”arse mutuamente a las visitas m dicas cuando  stas requieren la toma de decisiones importantes o de una intervenci’n m dica. Es importante que cada paciente sea el "abogado" del otro. Es Ŗtil preguntar cu¬les son los riesgos de cualquier tratamiento m dico y explicar el progreso de nuestra curaci’n por medio de Tong Ren, el sistema de curaci’n de Tom Tam y la clases de curaci’n de conejillos de Indias. Íse es un paso crucial para educar a los m dicos acerca de la eficacia de la curaci’n por Tong Ren en miles de casos, para prolongar vidas y para mejorar la calidad de las mismas.


La curaci’n por Tong Ren interfiere con la quimioterapia o la radiaci’n?

No hay raz’n para creer que la curaci’n por Tong Ren interfiere con otras terapias. De hecho, existe un informe de la Escuela de Medicina de Harvard en donde consta que la acupuntura diminuye los efectos secundarios negativos de la quimioterapia y la radiaci’n. Los investigadores del Centro de C¬ncer MD Anderson de la Universidad de Texas y del Hospital para Pacientes con C¬ncer de la Universidad Fundan de Shanghai, China, han recibido una donaci’n de US$ 263.000 del Instituto Nacional del C¬ncer para fundar un centro internacional que investigue los beneficios de ciertos tratamientos de la medicina china tradicional en los pacientes con c¬ncer (Boletőn del Centro de C¬ncer MD Anderson, 8 de marzo de 2004).

En China, la manera m¬s popular de tratar el c¬ncer es utilizando hierbas chinas y Chi Gong, sin nada de quimioterapia ni radiaciones. Muchos chinos que viven en Estados Unidos se curan el c¬ncer utilizando una combinaci’n de m todos orientales y occidentales. Algunos hospitales de Estados Unidos han empezado a ofrecer clases de Chi Gong para los pacientes con c¬ncer. Muchos pacientes con c¬ncer utilizan diferentes hierbas, dietas minerales, rezos o energőa para curarse. Nadie teme que estos m todos interfieran.

La idea de considerar la interferencia de la quimioterapia o la radiaci’n confunde un poco. Recibir estos dos m todos para curarse implica un riesgo alto, ya que ambos matan tanto las c lulas malas como las buenas. Sin embargo, nunca escuchamos que la energőa mate c lulas buenas. De hecho, deberőamos considerar o preguntarnos si la quimioterapia y la radiaci’n interfieren con Tong Ren.

Con qu  frecuencia puedo utilizar Tong Ren para curarme?

Nuestras clases de conejillos de Indias se dan en varios lugares. En cada lugar se dan una o m¬s clases por semana. Para algunos pacientes, una vez por semana no es suficiente si deben tratar problemas serios. Quiz¬s necesiten ir m¬s veces. Si usted desea recibir m¬s tratamientos de curaci’n por Tong Ren puede hablar con los estudiantes o con el instructor; nuestro deseo es ayudar a todos los que lo necesiten.

Algunos tipos de c¬ncer requieren tratamientos m¬s frecuentes. Se pueden programar sesiones adicionales para evitar que las c lulas cancerosas se propaguen. La teorőa de Tong Ren dice que las c lulas cancerosas se forman debido a bloqueos que causan un voltaje de bioelectricidad bajo. Cuando la bioelectricidad vuelve a su grado normal, las c lulas cancerosas pueden revertirse y volver a ser c lulas normales. Para curar c lulas cancerosas, se debe hacer una correcci’n en la bioelectricidad o energőa de manera que  sta actŖe m¬s r¬pido que la propagaci’n de las c lulas cancerosas. Si los intervalos entre tratamientos son muy largos, las c lulas cancerosas se pueden propagar m¬s r¬pido que la correcci’n.

La curaci’n por Tong Ren es una forma de curaci’n por energőa. Cuanto m¬s lo haga, mayor ser¬ el beneficio. Es algo parecido a una baterőa que necesita tiempo para cargarse. En China, cuando un paciente utiliza la curaci’n por Chi Gong para tratar un problema serio, debe practicar Chi Gong todos los dőas. La curaci’n por Tong Ren es como la pr¬ctica de Chi Gong. Nunca le resultar¬ demasiado, siempre podr¬ hacer m¬s. Si le interesa recibir la terapia Tong Ren, puede hacerlo dos o tres veces por semana e incluso todos los dőas.

Adem¬s de c¬ncer, ?qu  otras enfermedades puede curar Tong Ren?

La idea original de nuestra clase de conejillos de Indias fue curar y ayudar a las personas que sufrőan con la quimioterapia y la radiaci’n. Sin embargo, con el tiempo, muchas personas consideraron que nuestra clase es una esperanza para curar cualquier tipo de enfermedad seria. Ciertamente, no podemos rechazar a ningŖn paciente que sufra de alguna enfermedad y quiera participar en nuestra clase de curaci’n. Hasta ahora, la mayorőa de los pacientes que vienen a nuestra clase han desafiado problemas de salud tales como mal de Parkinson, enfermedad de Lyme, esclerosis mŖltiple, artritis reumatoide, pigmentosa, enfisema, diabetes, sőndrome de colon irritable (IBS) y palpitaciones cardőacas, aső como muchos tipos de c¬ncer. Antes de asistir a nuestras clases de curaci’n, estos pacientes habőan probado otras maneras sin tener  xito. Es muy raro que las personas prueben nuestra clase de curaci’n antes de probar por otros medios. El rango de curaci’n de la terapia Tong Ren es muy amplio. En su libro La curaci’n de un harag¬n (A Lazy Bum"s Healing), Tom Tam hace referencia a que la terapia Tong Ren se aplica en 260 condiciones difőciles. Por supuesto que en la pr¬ctica el rango de curaci’n es mucho m¬s amplio y no se limita exclusivamente a esas condiciones. SegŖn el sistema de curaci’n de Tom Tam, la clave para la curaci’n es entender cu¬l es la raőz de la enfermedad, siendo  sta la diferencia principal con otros m todos de curaci’n. Cuando podemos encontrar la raőz del problema podemos tratar la condici’n f¬cilmente; de lo contrario pasar¬ a ser una de las llamadas enfermedades difőciles o no tratables.

C’mo puedo aprender este sistema de curaci’n?

Todos pueden aprender a realizar curaci’n por Tong Ren, tengan o no conocimientos previos. La mayorőa de los estudiantes aprenden Tong Ren al ser pacientes. Si usted tiene inter s en aprender el sistema de curaci’n por Tong Ren, cualquier estudiante o practicante estar¬ dispuesto a compartir sus conocimientos. El compartir los conocimientos es importante para generar el inconsciente colectivo.


Tong Ren es una ciencia m dica?

La ciencia se debe probar. Nuestra teorőa de curaci’n se basa en informaci’n cientőfica y m dica; sin embargo, hasta ahora ningŖn cientőfico ni instituci’n cientőfica quiere probarla; ni siquiera quiere escuchar hablar de ella. El estudio de la ciencia requiere un tema de estudio interesante junto con un fuerte apoyo financiero. Ello no es parte del ¬rea de trabajo de nuestros practicantes. La curaci’n por Tong Ren debe ser probada por cientőficos, lo cual todavőa no ha ocurrido.

De acuerdo con los estudios m dicos modernos, cada ’rgano tiene tres tipos de funciones: mec¬nica, quőmica y el ctrica. En lo que a curaci’n se refiere, las personas le suelen prestar m¬s atenci’n a las funciones mec¬nicas y quőmicas que ocurren en el cuerpo. Por lo general no le prestan atenci’n a las funciones el ctricas. Adem¬s, existen tres maneras en que las se”ales bioel ctricas son transmitidas: la sinapsis el ctrica, la sinapsis quőmica y una sinapsis compuesta, la cual es una combinaci’n de las sinapsis el ctrica y quőmica. Para que el ’rgano funcione normalmente no debemos prestarle atenci’n Ŗnicamente a la sinapsis quőmica; tambi n debemos ocuparnos de la funci’n de la sinapsis el ctrica.

Es f¬cil comprender las funciones mec¬nicas de un ’rgano. Hay muchas maneras de corregir problemas de naturaleza mec¬nica. La cirugőa, el masaje y la terapia fősica son las m¬s comunes. A la hora de prestarles atenci’n, estas modalidades est¬n casi siempre en segundo lugar despu s de las funciones quőmicas, las que generan grandes ganancias para muchas empresas y fabricantes. El equilibrio de la funci’n quőmica incluye hierbas, dietas, pőldoras quőmicas y lőquido. De hecho, a lo largo de la historia de oriente y occidente, se le ha prestado mayor atenci’n a la funci’n de curaci’n quőmica. Al equilibrio de la funci’n el ctrica no se le presta atenci’n. La falta de equilibrio de bioelectricidad es una de las principales razones de enfermedades. Para curar la enfermedad, debemos abrir el bloqueo que causa que los impulsos, o bioelectricidad, est n desequilibrados. Hasta ahora, en la medicina occidental el m todo m¬s popular para regular la funci’n el ctrica del cuerpo es el marcapasos.

El ambiente (temperatura, gravedad, presi’n atmosf rica, clima) puede afectar los impulsos cerebrales. SegŖn la teorőa de curaci’n china, este aspecto de la salud se considera como la armonőa entre el hombre y la naturaleza. En Tong Ren, se cree que esta terapia de curaci’n puede generar la energőa que afecta los impulsos cerebrales. Adem¬s, la energőa puede abrir el bloqueo que causa la falta de equilibrio. Cuando logramos el equilibrio de los impulsos cerebrales o de la bioelectricidad del cuerpo, la enfermedad se puede curar.

La curaci’n por Tong Ren se realiza a trav s del poder de sugesti’n?

La curaci’n por Tong Ren no est¬ basada en el poder de sugesti’n; la prueba de ello es que hemos curado a beb s, ni”os autistas y pacientes inconscientes. Tambi n hemos tratado animales, obteniendo excelentes resultados. Es muy f¬cil decir que la curaci’n es a trav s de la sugesti’n cuando no pueden explicar el m todo empleado. El poder de sugesti’n s’lo se necesita de la misma manera que se necesita el lenguaje para comunicarse con el paciente. Ese lenguaje incluye la charla, la luz, el movimiento, el olor, el tacto, la temperatura o cualquier t cnica de estimulaci’n de los ’rganos sensoriales del paciente. Adem¬s, el poder de sugesti’n no funciona en todas las personas pero la curaci’n por Tong Ren funciona en casi todas las personas que desean ser tratadas.

La curaci’n por Tong Ren puede ejercer poder de sugesti’n en el curador pero no en el paciente. Cuando el terapeuta que utiliza Tong Ren trabaja en el mu”eco,  ste sirve de medio para establecer una conexi’n con el inconsciente colectivo. Tal como ocurre en la condici’n de Pavlov, cuando aparece una se”al en la memoria la parte inconsciente del cerebro est¬ funcionando. Golpear el mu”eco con el martillo, apuntar el rayo l¬ser al meridiano o enfocar el Chi en el mu”eco son maneras en que los terapeutas de Tong Ren se conectan con el inconsciente colectivo curativo.

Algunos pacientes no quieren probar la curaci’n por Tong Ren porque creen que es un medio estŖpido que aplica el poder de sugesti’n. Pero muchos de ellos deciden probarlo cuando han perdido toda esperanza en otras t cnicas. Si el tratamiento ofrece una posibilidad de curar el problema, ?usted intentarőa probarlo? ?O se reirőa y lo rechazarőa? De hecho, los hipnotizadores y psic’logos siempre usan el poder de sugesti’n para sus curas pero a los pacientes eso no les importa pues est¬n buscando resultados positivos.

Los que no creen deben ir a la clase?

No nos dedicamos a lavar cerebros. La mente es libre y la creencia es una cuesti’n individual. Respetamos lo que cada persona cree. La puerta de nuestra clase est¬ abierta; le damos la bienvenida a todo aquel que est  interesado en lo que hacemos, que desee venir y compartir nuestros conocimientos. La mayorőa de las personas que vienen por primera vez a nuestra clase no lo creen porque no recibieron ninguna informaci’n previa. Pero despu s de la primera clase, muchas de esas personas nuevas comienzan a hacerse preguntas. La mejor manera de aprender sobre el m todo de curaci’n y sus resultados es entrevistar a los pacientes de la clase y no a los estudiantes o terapeutas. Para adquirir conocimientos, lo mejor es venir para observar o para curarse.

TESTIMONIOS SOBRE LA CURACIűN POR TONG REN

8 de Noviembre de 2005

En abril de 2005, Rick Kuethe, mi amigo de toda la vida, me llam’ de Boston (yo vivo en Omaha, Nebraska) para contarme sobre una nueva terapia con la que habőa estado trabajando, llamada Tong Ren y desarrollada por un curador maravilloso llamado Tom Tam. Rick sabőa que yo sufrőa de fibromialgia y de estenosis lumbar desde hacőa a”os. Y lo m¬s importante, de c¬ncer de pulm’n desde mayo de 2003. En ese entonces tuve la suerte de que el tumor que tenőa en el l’bulo superior del pulm’n izquierdo era operable y de que la cirugőa se realiz’ con  xito. Sin embargo, en los chequeos oncol’gicos que me hice cada tres meses durante los Ŗltimos dos a”os todavőa aparecőan unas manchas peque”as. Eran muy peque”as para que se realizara una biopsia pero no desaparecőan.

En abril de 2005 Rick empez’ a tratarme por tel fono, una vez por semana, y los resultados fueron los siguientes: el dolor del sőndrome de fibromialgia que sentőa a diario baj’ de 8 a 3 (en una escala de 1 a 10, siendo 10 el m¬s doloroso), mi nivel de energőa se elev’, y mi presi’n arterial y peso disminuyeron. Tres meses despu s, en julio de 2005, en mi chequeo oncol’gico trimestral indic’ que las manchas que tenőa en el pulm’n habőan desaparecido por completo. En octubre de 2005, ?mis pulmones estaban totalmente libres de c¬ncer!

La semana pasada me hice un chequeo semestral con mi m dico de cabecera: ya no me silbaba el pecho al respirar, la presi’n arterial habőa bajado, el nivel de oxőgeno en la sangre habőa subido y habőa perdido 8 libras de peso. La doctora no podőa explicarse c’mo habőan ocurrido tales cambios pero yo sabőa que habőa sido gracias a la curaci’n por Tong Ren.

Durante esos meses tambi n leő los libros de Tom y aprendő lo b¬sico sobre los m todos del tratamiento de Tom Tam y c’mo Tong Gen utiliza el flujo de Chi y el inconsciente colectivo. ?Inclusive empec  a tratar a algunas personas de Omaha!

Honestamente, creo que la curaci’n por Tong Ren revolucionar¬ la medicina occidental y ayudar¬ a que todas las criaturas del planeta estemos m¬s sanas.

Atentamente,


Elaine K. Bly


Testimonio de curaci’n por Tong Ren desde Colorado


25 de Agosto de 2005

Estimado Tom:

Quiero agradecerle por haber desarrollado e iniciado el sistema de curaci’n por Tong Ren. La cura que este sistema ofrece va m¬s all¬ de las palabras "simple" y "f¬cil". El primer contacto que tuve con Tong Ren fue a trav s de mis queridos amigos Rick K. y Florri A. En busca de tratamientos alternativos para curar el c¬ncer, estos amigos encontraron a Tom Tam y su Tong Ren a unas pocas millas de su casa, en la clase de conejillos de Indias que se da en Quincy. Todos aquellos que viven dentro de un radio de 50 millas alrededor de Quincy est¬n realmente bendecidos.

Rick me trat’ la alergia por tel fono a larga distancia; yo vivo en Colorado. Desde que nacő sufro de alergias (hace 59 a”os). Puedo decir con alegrőa que despu s de un tratamiento de Tong Ren dej  de tomar pőldoras. Ya pasaron meses sin tomar ningŖn medicamento, y si necesito algŖn tipo de alivio s’lo tengo que recibir un tratamiento. Ahora puedo controlar todos los sőntomas con las mismas t cnicas: un peque”o martillo y un mu”eco de Tong Ren. Ahora me siento realmente capaz de ayudar a mi familia con sus interminables problemas de salud.

Leer los libros de Tom, ir a sus seminarios, escuchar a Rick y a Florri, ayudar en las clases de conejillos de Indias este verano (en Quincy y Allston), practicar en casa y hacer muchas preguntas me ha ayudado a sentirme segura y adquirir el conocimiento b¬sico para usar Tong Ren diariamente.

AlgŖn dőa, Colorado tendr¬ su propia clase de conejillos de Indias.

Tom, gracias nuevamente.

Le deseo lo mejor,

Kim Davison

Testimonio

14 de junio de 2005

En agosto de 2003, a la edad de 51 a”os, me diagnosticaron c¬ncer de pulm’n en la etapa 4. Los m dicos me dieron un a”o de vida en caso de que me sometiera a tres meses de quimioterapia. No era un buena oferta el hecho de enfermarse ahora y a lo mejor tener un poco m¬s de tiempo al final. Aunque en ese momento no tenőa otra alternativa, decidő no seguir ese camino.

Un par de semanas despu s del diagn’stico estaba en la clőnica de medicina china tradicional de Carolann Stoll, quien me cont’ sobre un taller al que habőa asistido (clases introductorias de curaci’n por Tong Ren a cargo de Tom Tam). Ese dőa salő de la clőnica con algo inmensurable: esperanza.

M¬s tarde, Carolann me present’ a Pat McLeod y ahő pude enfocarme en otra alternativa: tratamientos semanales de Tong Ren, masaje Tui Na y acupuntura, combinados con una actitud positiva y una dedicaci’n firme de mi equipo de apoyo, que fue el que me hizo vivir hasta el dőa de hoy (?a pesar de la gran sorpresa de los m dicos!).

Tambi n compr  mis propios mu”eco, martillo y l¬ser, con los que mi padre y yo practicamos Tong Ren 2 ’ 3 veces por dőa para mantener la corriente de energőa curativa en mi cuerpo.

En abril de 2004 una amiga y yo decidimos viajar a Boston para recibir tratamientos en la clőnica de Tom, localizada en el Barrio Chino. Tambi n tuvimos la oportunidad de conocer al Padre McDonough, un reconocido curador dentro de la Iglesia Cat’lica. Los cuatro dőas en Boston fueron muy intensos pero regres  a casa con una inmensa sensaci’n de haberme conectado al Poder del Intento.

Tengo mucha suerte de que Tom dirija su sistema de curaci’n al pŖblico, ?y de que haya llegado a la isla de Vancouver y a mő! S  positivamente que sin la esperanza que se me brind’, hoy no estarőa aquő.

Quiero darle un sincero agradecimiento a Tom por la milagrosa calidad de vida que me dio y me anticipo a decir que un dőa me habr  curado totalmente del c¬ncer; por ahora puedo decir que estoy en el lugar correcto, haciendo lo correcto en el momento justo, ?ahora mismo!

Atentamente,

Cathy Dommett

Nanaimo, B.C. Canad¬

Testigo de la clase de conejillos de Indias

En la Navidad de 2000, una biopsia indic’ que tenőa c¬ncer de pr’stata en dos lugares. En la Navidad de 2001, otra biopsia revel’ que tenőa c¬ncer en un tumor en la mama izquierda. Varios ultrasonidos ya habőan mostrado que ese tumor estaba creciendo. El tratamiento recomendado por el cirujano (extirpaci’n de ambas mamas, radiaci’n y quimioterapia) significaba la terminaci’n inmediata de mi medio de vida: la ense”anza y la psicoterapia. Me rehus  y decidő seguir viviendo mi vida a pleno, tan corta como fuera. Al tiempo me enter  de Tom, que estaba empezando con las clases de conejillos de Indias para un grupo de pacientes con c¬ncer en Quincy. Íl estuvo de acuerdo conmigo: nada de cirugőa, nada de quimio, y empec  a recibir su tratamiento semanalmente. Ahora, tres a”os despu s y con 75 a”os de edad, ya no sufro de escoliosis, el tumor se ha mantenido estable y latente, el antőgeno especőfico de la pr’stata (PSA) se mantiene bajo y estable, y tengo m¬s energőa que nunca para ense”ar y para ofrecer terapia. Esto es un hecho, ?qu  otra cosa puedo decir m¬s que "Gracias, Tom, gracias, gracias".

Hilary Bender

El doctor Bender, Ph.D., Th.D. es profesor em rito de Boston University y forma parte del cuerpo docente de la Escuela de Psicologőa Profesional de Massachusetts, donde ense”a investigaci’n y psicologőa existencial y humanőstica.

Empezamos con la clase de conejillos de Indias en Quincy en febrero de 2002, y durante los Ŗltimos tres a”os aproximadamente 2300 personas han participado en nuestro grupo de curaci’n. El Dr. Bender es una de las tantas personas que durante los Ŗltimos tres a”os asiste regularmente a nuestra clase semanal de conejillos de Indias. En la clase, ha observado curaciones satisfactorias de m¬s de mil personas. Ha sido testigo de la progresi’n completa de la clase de curaci’n por Tong Ren. De hecho, su testimonio personal es un gran ejemplo del  xito curativo de la terapia Tong Ren. Adem¬s, el concepto y la teorőa de nuestra energőa curativa no crea conflicto con los estudios y creencias del Dr. Bender. Ambos opinamos que formar el inconsciente colectivo puede curar muchos problemas y crear lo que se llama "milagro".

Un email desde Canad¬

Hola, Tom, Mauro y Lily:

Pens  que serőa interesante contar a todos los "conejillos de Indias" que hemos tratado en los grupos de Tong Ren de Nanaimo/Parksville (isla de Vancouver) desde que Tom vino a Nanaimo en septiembre de 2003. Junt  todas las hojas de inscripci’n y sum  los nombres...

Las clases de conejillos de Indias para ofrecer Tong Ren se han llevado a cabo en el hotel Ramada de Long Lake; en la casa de Pat, en Nanaimo; y en The Best Western Bayside y la casa de Lily, en Parksville. Las clases de daban los domingos por la tarde, los jueves por la noche e incluso algunos domingos por la noche (este Ŗltimo no juntaba tantas personas como otros horarios durante el fin de semana). El grupo crecőa lentamente a medida que la gente les contaba los resultados obtenidos a sus amigos.

Oct 2003 = 31

Nov 2003 = 7

Feb 2004 = 72

Mar 2004 = 35

Fin de semana con Tom a fines de marzo de 2004 = 141

Abr 2004 = 79

May 2004 = 112

Subtotal = 477

Hasta ahora, en junio de 2004 = 36 (con otras tres clases de conejillos de Indias programadas)

Total = 513

No est¬ mal para los seis meses que hemos dado clases (en diciembre de 2003 y en enero de 2004 no se dieron clases).

El comentario general fue que a la gente le encant’ recibir tratamientos de energőa gratis. Y en caso de que deseen un tratamiento m¬s intenso, luego piden una cita particular con uno de nosotros. Muchos regresan pues est¬n experimentando cambios de salud positivos. Y despu s traen a sus amigos.

Cuando queremos dar una clase de Qi Gong, alquilamos una sala en un hotel, cobramos $10 por la clase de Qi Gong y luego ofrecemos la clase de Tong Ren gratis. Parece que funciona. En la casa de Lily y en la mőa s’lo hemos dado Tong Ren en clases de conejillos de Indias. En julio quiz¬s demos Qi Gong en el jardőn de nuestras casas, sin preocuparnos de cu¬ntas personas vengan (ya notamos una disminuci’n en el mes de junio). Seguimos cobrando $10 para tener un fondo de reserva y aső poder pagar el alquiler en los hoteles cuando hay sesiones con pocas personas inscriptas.

Adem¬s, desde fines de septiembre de 2003 hasta fines de mayo de 2004 he hecho m¬s de 250 tratamientos de Tong Ren particulares. Muchos de ellos reciben al mismo tiempo masajes en la espalda o en el cuello, y otros reciben tratamiento por tel fono. Los clientes salen muy relajados, ?lo que significa una mejor curaci’n! ?Muchos de los clientes tienen buenos resultados!

Tom, gracias por tomarse el tiempo de venir a Nanaimo en septiembre de 2003 y en marzo de 2004 para mostrarnos su sistema de curaci’n y por facilitarme hacer un inventario con sus libros y aső ense”arle a la gente de aquő. El viaje a la isla de Vancouver es muy largo y le agradecemos realmente que lo haga.

Mauro, gracias por apoyar a nuestro grupo novato de Tong Ren de la isla, por proveer informaci’n b¬sica sobre la medicina china tradicional y por ense”ar Qi Gong, Tui Na y clases te’ricas sobre acupuntos. ?He aprendido mucho contigo y no tengo palabras para agradecer tu ayuda! Todos esperamos verte en la isla en el oto”o.

En Ŗltimo lugar pero no menos importante, gracias, Lily, por trabajar a la par mőa en Nanaimo/Parksville durante las clases de conejillos de Indias y por compartir con el grupo tu experiencia con trabajos de energőa. ?Es maravilloso trabajar contigo todas las semanas y que me sigas ense”ando!

Tom, ?aquő tenemos un grupo increőble y esperamos verlo pronto! Visőtenos.

Hasta pronto,

Pat

Testimonios de una clase de conejillos de Indias

En 1983, me diagnosticaron c¬ncer en el pulm’n derecho. Me operaron, extirp¬ndome un l’bulo. La recuperaci’n fue muy lenta y dolorosa. Fue como una ordalőa. A partir de entonces recibőa rayos X cada seis meses.

A”os despu s, despu s de un segundo diagn’stico de c¬ncer de pulm’n, me recomendaron que fuera a ver a Tom Tam. Esta vez era en el pulm’n izquierdo. Fui a ver a Tom justo antes del dőa de la operaci’n. No tenőa ni idea sobre la curaci’n por medio de energőa y no sabőa con qu  me iba a encontrar, pero fui con una actitud receptiva y con la esperanza de que Tom pudiera curarme. Le dije a Tom que estaba decidida a hacerme la operaci’n. Querőa quitarme el c¬ncer de encima cuanto antes. Tom me dijo que estaba bien y que  l harőa una curaci’n para que yo tuviera una mejor recuperaci’n y que no me preocupara tanto como lo hice con la primera operaci’n. Esperaba que Tom tuviera raz’n porque los recuerdos de la primera operaci’n todavőa estaban presentes. Mientras Tom hacőa la curaci’n, sentő una corriente de calor y las manos empezaron a hormiguearme. Las sentőa pesadas como plomo y hasta parecőa difőcil levantarlas. Me sentőa extra”amente relajada, una sensaci’n muy diferente del nerviosismo y la ansiedad que habőa sentido al principio.

Despu s de la operaci’n, mi familia y amigos fueron a visitarme al hospital y se mostraron muy sorprendidos por lo bien que me veőa. Muchos de ellos comentaron que no podőa creer que reci n hubiera salido de una operaci’n. Pero yo era la m¬s sorprendida de todos. Al poco tiempo volvő a ver al cirujano para un control. Ahora  l estaba m¬s sorprendido que nadie. No dejaba de comentar lo asombroso de mi recuperaci’n. Cuando me iba, dijo "Nunca le dije esto a ninguno de mis pacientes con c¬ncer, pero usted est¬ muy bien y no tiene que volver a otro control". Una vez m¬s volvő a recibir los rayos X cada seis meses.

En el a”o 2001, los rayos X de rutina mostraron un nuevo tumor en el pulm’n izquierdo y me dijeron que me hiciera una tomografőa computada. Fui a ver a Tom otra vez y le cont  acerca del nuevo c¬ncer.

Esta vez, Tom le pidi’ a la clase que participara en la curaci’n. Nuevamente sentő calor y hormigueo en las manos pero con mucha mayor intensidad. Me hice la tomografőa computada que me recomendaron y cuando volvő a ver al cirujano, me dijo que el c¬ncer ya no estaba. Dijo que debi’ haber sido un diagn’stico equivocado pero yo sabőa que quienes me curaron habőan sido Tom y la clase.

Seguő yendo a ver Tom m¬s o menos una vez por mes, y mi esposo y yo tambi n vamos a las clases de conejillos de Indias. Me siento muy bien y sigo trabajando en mi jardőn cuando el tiempo lo permite. Me siento totalmente bendecida de haber tenido el privilegio de conocer a Tom, a Lea y a la clase.

Con agradecimiento,

Mary Comeau

Despu s de la tercera vez que ocurre, el c¬ncer es muy difőcil de tratar. Tom pens’ que se debőa usar la energőa colectiva para curar el tercer c¬ncer recurrente. Mary fue la primera en la clase de Tom en usar la energőa colectiva para curarse, y el primer caso con  xito. Hasta ahora, Mary ha sobrevivido al c¬ncer por casi cuatro a”os. La supervivencia no es el Ŗnico objetivo de la vida; lo m¬s importante para nosotros es la calidad de vida. Mary disfruta de una vida muy alegre y activa, todavőa libre de c¬ncer.

Cuando una persona se est¬ curando debe ayudar a los dem¬s;  sa es nuestra moral y nuestro prop’sito en la vida. Todos los inviernos y primaveras, Mary y su esposo conducen hasta Florida y preparan una clase de conejillos de Indias para curar al pŖblico. Adem¬s, Mary cura por tel fono a los pacientes que asisten a la clase de conejillos de Indias de Quincy y que necesitan ayuda adicional.

Testimonio

Lydia Smith

5 de Julio de 2004

En agosto de 2001 me diagnosticaron mieloma mŖltiple. El primer onc’logo que consult  predijo una expectativa de vida de 2 a 3 a”os siguiendo un "tratamiento est¬ndar". Me dijo que no podrőa volver a mi trabajo de maestra en el mes de septiembre pues deberőa estar prepar¬ndome para un trasplante de m dula ’sea.

Un mes despu s empec  a tratarme en el Dana-Farber, y durante los dos a”os siguientes me dieron una combinaci’n de esteroides, talidomida, pamidronato y un sinnŖmero de "drogas adicionales" para controlar el dolor y los efectos secundarios de las otras. Tambi n tuve varias citas con dos acupunturistas y un herbolario, quienes con sus conocimientos tambi n me ayudaron a controlar parte del dolor y de los efectos secundarios que sufrőa. A pesar de que en la primavera de 2003 el c¬ncer estaba bastante controlado, empec  a aceptar la idea de someterme a un trasplante para mejorar mi calidad de vida.

El 22 de junio de 2003 me reunő con el padre Edward McDonough, el sacerdote cat’lico de Mission Church, en Boston, quien es un reconocido curador. Me recomend’ que contactara a Tom Tam, su acupunturista, quien habőa curado a su cu”ado de mieloma mŖltiple en una sesi’n. Intrigada, pedő mi primera cita y aső empec  un nuevo viaje para mantener la vida. A medida que Tom transferőa Chi y realizaba acupuntura y Tui Na, experiment  una ola de calor que recorrőa mi cuerpo y una fuerza curativa que me llenaba de energőa, me aliviaba el dolor y me daba una nueva sensaci’n de esperanza. Tom tambi n me convenci’ de que fuera a su clase de conejillos de Indias el dőa siguiente. Pronto, mi esposo ya estaba tomando clases para aprender Tong Ren, y ambos emple¬bamos las t cnicas de Tom en casa. En dos meses, y durante los siete meses siguientes, pude evitar las medicinas occidentales; y si bien el c¬ncer no se habőa ido, se mantenőa en niveles muy bajos. Una vez m¬s estaba disfrutando a pleno mi trabajo, mi familia y mis viajes. Ahora, mientras me acerco a la fecha que el primer onc’logo habőa predicho que no llegarőa, estoy segura de que la combinaci’n de las t cnicas de curaci’n de Tom Tam por medio de energőa, Tong Ren, acupuntura, Tui Na, curaci’n a distancia y medicina occidental que utilic  fue lo que me permiti’ abrazar un futuro m¬s esperanzador.

Testimonio

Hola, Tom:

Querőa contarle que tengo buenas noticias sobre mi hija. Cuando usted vino a Nanaimo para dar el curso de Tong Ren en mayo de 2005, le mencion  que mi hija tenőa piedras en los ri”ones. Ella ha estado muchas veces en el hospital sufriendo dolor al tratar de eliminar las piedras. Yo trabaj  en sus puntos relacionados con las piedras de ri”’n. Estuve haci ndole Tong Ren por tres dőas, antes de la operaci’n que iban a hacerle un viernes por la ma”ana. El mi rcoles, ella sali’ de Nanaimo para Vancouver mientras yo seguőa haci ndole curaci’n a distancia. El viernes por la ma”ana, fue al hospital para operarse.

La prepararon para la operaci’n. Pero adivine qu  pas’. La enviaron nuevamente a su casa porque NO habőa piedras en los ri”ones. Mi hija me llam’ y me dijo: "Mami, lo que sea que me est¬s haciendo, por favor no dejes de hacerlo."

?TOM, GRACIAS, GRACIAS! Tom, su m todo de curaci’n por Tong Ren funciona. Tom, siga haciendo esto, espero saber de usted pronto.

Atentamente,

Gina Lum

No todos los pacientes tienen la suerte de eliminar las piedras de los ri”ones con el tratamiento Tong Ren; en muchos casos sigue siendo necesaria la cirugőa. Pero antes de la cirugőa, ?podemos intentar la curaci’n por Tong Ren? Con nuestra pr¬ctica de Tong Ren muchas personas eliminan las piedras de los ri”ones antes de la operaci’n. De hecho, podemos intentar con la terapia Tong Ren en el caso de muchas enfermedades antes de que los m dicos y la ambulancia acudan ante una emergencia.

Experimentando con el Chi

En septiembre de 2003 fui a un taller de Tong Ren que Tom Tam dio en Nanaimo. Parte del entrenamiento era participar y observar clases de conejillos de Indias, las cuales est¬n abiertas al pŖblico de manera gratuita. A una de esas sesiones fueron unas 35 ’ 40 personas, cada una con un problema de salud. Los otros estudiantes y yo est¬bamos parados o sentados cerca de Tom; mientras  l hablaba y trataba a cada persona por turnos, nosotros observ¬bamos y apoy¬bamos su tratamiento.

Cuando un anciano del pŖblico le dijo a Tom que tenőa dolor en la rodilla, Tom dirigi’ su energőa Chi hacia  l y todos los estudiantes golpeteamos nuestros mu”ecos de Tong Ren. En ese momento sentő una corriente caliente de energőa en la rodilla derecha, donde normalmente tengo dolor. Fue una experiencia precisa y evidente. Confirm  lo que Tom nos habőa explicado en el taller: el Chi es inteligente; una vez que la energőa empieza a moverse, se mover¬ por la sala hacia el cuerpo que la necesite. Qued  totalmente convencido del beneficio y del valor de la terapia Tong Ren.

Dale Chandler

Errington, B.C., Canad¬



Estimado Tom Tam:

Usted me ayud’ inmensamente cuando me ense”’ a relajarme en sus clases de curaci’n gratuitas. En la primera clase logr’ que terminara con mi dependencia al oxőgeno prescrito que recibőa debido a un enfisema. Adem¬s, desde septiembre baj  treinta y seis libras gracias a los consejos que me dio sobre Pi Gu; su libro fue muy Ŗtil.

Me ayud’ de nuevo cuando me dio tratamiento de acupuntura en su sala de Haverhill y detuvo un caso de picaz’n terrible que tenőa desde la cabeza hasta los pies, el cual nunca se volvi’ a repetir.

Gracias por todo eso y por todas las otras veces que me ha ayudado.

Nancy S. Corbett